CEA Yautlica genera ideas para vivir en armonía con la naturaleza

458
0
Share:

Ciudad de México, 13 de Agosto (MEXIQUEÑO/CÍRCULO DIGITAL).-Un paisaje único, que en temporada de lluvias cautiva con frondosos árboles y tupidos pastizales, mientras que en el resto del año llama la atención por la aridez que ahí predomina, ofrece la Sierra de Santa Catarina, en la delegación Iztapalapa de esta capital.

Esta zona, que forma parte de las 15 Áreas Naturales Protegidas de la Ciudad de México, resguarda entre sus pastizales diversas especies de animales y plantas, que son muestra de la riqueza que alberga esta cosmopolita urbe, que debe ser valorada por los habitantes y visitantes.

A fin de sensibilizar a las personas de tener una mejor relación con su entorno y proteger a las especies naturales, se construyó en 2003, el Centro de Educación Ambiental (CEA) Yautlica, el cual se ha encargado durante 16 años de presentarle a la población innovadoras ideas que pueden aplicar a su vida cotidiana.

Este espacio, cuyo nombre en náhuatl significa “Guerrero Negro”, a diferencia de los otros centros de la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) capitalina que se adaptaron, fue creado y diseñado para ser un espacio dedicado al cuidado del medio ambiente.

“Inició actividades en 2003 y cuenta con un auditorio, seis salas de usos múltiples, una cocina industrial, una casa ecológica, un mariposario, un área de huertos, arboretum, cactario, aula de residuos sólidos, de diversidad, palapas y dos canchas”, detalló en entrevista con Notimex, la bióloga Dennis Adriana Monterrubio Pasapera.

A través de estos espacios, este centro destaca por ser “un generador de ideas, que aquí en Yautlica la gente puede tomar y llevarlas a sus casas y replicarlas, que les sirvan en su vida cotidiana”, subrayó la también jefa de Departamento en la Subdirección de Centros de Educación Ambiental de la Sedema.

Azotea naturada, un espacio para disfrutar y aprender

Al llegar a este centro, uno de los primeros espacios a visitar es la azotea naturada, que es considerada una de las más grandes de la Ciudad de México, con una superficie de mil 500 metros cuadrados.

Luego de subir unos cuantos escalones de fácil acceso, se llega a este espacio colmado de plantas suculentas, ideales para la azotea, ya que soportan altas temperaturas.

“Aquí enseñamos cuál es el objetivo de tener una azotea naturada, sobre todo en los espacios urbanos que son pequeños y las ventajas principales son disminuir la temperatura del lugar, en uno a dos grados se logra; además de que es una terapia alternativa para el estrés y es un lugar para colocar huertos”, señaló el biólogo Eduardo García Olivos, quien es coordinador de Educación Ambiental en el CEA Yautlica.

En recorrido, explicó que esta azotea está formada por varias capas; “una fibra textil, que ayuda a retener el agua; la rejilla, que le da soporte a las plantas; la chuponera, que retiene el excedente de la tierra y el manto anti raíz, que ayuda a que las raíces no penetren en el edificio”.

Si bien no parece ser un proceso sencillo instalar una azotea naturada, de acuerdo con Dennise Monterrubio, se han promovido mucho, ya que su aportación al medio ambiente es de gran importancia.

“Ayudan a reducir la cantidad de rayos de sol que rebotan y generan el efecto invernadero; entonces, tener una azotea naturada evita este efecto de espejo que está aumentando la temperatura, por eso se ha propuesto tanto para las ciudades, nos ayuda a disminuir los efectos del calentamiento global”, destacó.

La Casa Ecológica, ejemplo de vivir con sustentablidad

Uno de los principales atractivos de este Centro es, sin duda, la Casa Ecológica, la cual aprovecha todos los elementos naturales a su favor, para dar comodidad a los que podrían ser sus habitantes.

“Éste es un espacio demostrativo que cuenta con 60 metros cuadrados; la fase uno de la construcción se enfocó en la nivelación del terreno y la orientación, la cual, en este caso, está hacia el sur”, mencionó García Olivos.

Ello, abundó, permitió poner en la parte que más luz solar recibe un muro de piedra volcánica, pintado de negro y cubierto de cristal, que funciona como generador de calor o radiador.

En la parte superior, un par de ventanas y la pintura blanca del interior permiten mantener iluminada la casa durante el día, mientras que el techo, dividido en dos y con cierta profundidad, sirve para la captación de agua pluvial.

Además, la casa cuenta con un sistema de almacenamiento de cinco mil litros para el agua, calentador de agua solar y en la parte norte de su estructura se adaptaron un par de ventilas, que ayudan a mantener frescas la cocina y el baño.

“La casa está diseñada para que la ocupen hasta seis personas y fue hecha con materiales reciclados, en este caso paneles de pet compactados, lo único que tenemos de cemento es el acabado”, detalló el educador, al mostrar un muro en el que se aprecia el material con el que fue hecho.

Por si fuera poco, los muebles de la casa son ejemplo de la creatividad de los participantes del taller de materiales reciclados, en el que se construyó la sala, el comedor, muebles de cocina y una linda banca que se ubica en la entrada, entre otros.

A un costado de la Casa Ecológica se encuentran un invernadero, del que se obtienen las plantas que se usan en los talleres, y un huerto, en el que se cosechan acelgas, cebollas y lechugas, por mencionar algunas.

“En el área del huerto hay protección solar y se le da riego diario, lo que nos permite tener más plantas; tenemos apios, duraznos, cilantro, magnolias y el objetivo principal es que vean cómo es una cama ya cultivada y la puedan poner en práctica”, dijo el biólogo.

Mariposario ofrece un acercamiento con este bello insecto

Para continuar el recorrido, se puede visitar el mariposario, donde se enseña la importancia de la polinización, características de las diferentes especies de mariposas y el ciclo de vida de este insecto.

Además, entre los árboles y plantas se aprecian mariposas blancas, las cuales son atraídas por el mastuerzo, la cual es una planta hospedera, lo que significa que es la única donde esta especie se reproduce.

“Este mariposario se pensó para que las mariposas tuvieran alimento disponible y no sólo las hospederas que les permite reproducirse, por eso hay lavanda, fresno y una magnolia”, comentó Eduardo García Olivos.

Share: