Con AMLO se acabaron los Duartes y Borges

Share:

Tras la puerta del poder

Roberto Vizcaíno

El ahora diputado federal y aspirante a coordinador del grupo parlamentario de Morena en San Lázaro, Alfonso Ramírez Cuellar, quien alguna vez tiró puertas y entró al Pleno sobre su caballo, llega hoy al Congreso para encabezar una revisión de la Ley de Coordinación Fiscal y acabar con el desvió de recursos federales en los estados y municipios y para buscar una recuperación de al menos 500 mil millones de pesos que deberán ser realmente aplicados en favor de los pobres y el desarrollo de México.

En conferencia de prensa luego de registrarse y recibir su credencial y fistol (ya no de oro como los de antaño),Ramírez Cuellar indicó que la mayoría absoluta de Morena y sus socios de Pes y PT, será aplicada para sacar adelante en la segunda quincena de diciembre un presupuesto de un poco más de 5 billones de pesos en el cual ya no haya fideicomisos oscuros ni acuerdos en lo oscurito que sirvan para alimentar la corrupción entre gobernadores y altos funcionarios federales.

Cuatro serán, dijo, las iniciativas y reformas que se debatirán y sacarán adelante los diputados y senadores en los siguientes 3 meses:

  1. Reforma a la Ley Orgánica para colocar candados y generar transparencia en el presupuesto del Congreso, de Senadores y Diputados, que reducirá de 6 mil 400 millones a 4 mil 400 millones de pesos el presupuesto de los diputados.
  2. Una reforma más obligará a los grupos parlamentarios a rendir un informe detallado ante la opinión pública de ingresos y gastos cada 3 meses.
  3. Una tercera reforma será la de la Ley de Coordinación Fiscal -de donde surgen los ramos 23 y 33- y que comprende gastos federalizados que se prestan para componendas, desvíos y corrupción.

Es ahí donde se ha generado, afirma Ramírez Cuellar, un dispendio ofensivo y desvíos multimillonarios como los de los gobernadores Duartes y Borges.

“Yo voy a convocar a una Convención Nacional Hacendaria de puros legisladores locales y federales, con el propósito de que hagamos un examen después de estos 10 años de las modificaciones en materia de gasto federalizado una política de austeridad que sea común a todas las entidades federativas y un sistema de rendición de cuentas y de sanciones para evitar que siga este derroche tan enorme de recursos en los que hemos vivido en las últimas décadas”, adelantó.

Y agregó:

“No va a haber déficit, no vamos a contratar deuda, sino que vamos a garantizar que con eficiencia y con los ahorros pudiéramos llegar a un presupuesto ligeramente superior a los cinco billones de pesos para el ejercicio 2019 donde quede plasmada la totalidad de las obras, de los programas, de las estrategias que se han venido anunciando y que aquí los vamos a enriquecer en el debate del paquete económico que iniciaremos a partir del 15 de diciembre de este año.

“Hay muchas otras cosas, pero yo creo que estos cuatro meses, estas iniciativas, estas reformas serán las fundamentales…

No se quedará ningún fideicomiso sin revisar, vamos a revisar la totalidad de los fideicomisos, hay casi 800 mil millones de pesos escondidos en los fideicomisos. Algunos son legales, pero muchos otros son opacos, y esta opacidad está generando mucho dispendio, una enorme corrupción, y vamos a revisar de manera puntual el gasto federalizado. Ahí queremos rescatar casi 250 mil millones de pesos.

Se va a terminar este federalismo fiscal atrofiado, lleno de clientelas, con convenios y subsidios a modo, con una complicidad y también como una puerta donde se hacían negocios entre el gobernador y los funcionarios federales.

“Eso se va a terminar y la Federación y las entidades federativas vamos a tener nuevas reglas, un marco común de exigencias y sanciones y una vigilancia para que el gasto sea un gasto eficiente, que permita el desarrollo de prácticamente todas las regiones”, concluyó.

Es decir, un cambio a fondo en la relación económica, financiera Presidente, Gobernadores y Alcaldes.

Una nueva relación donde todos tendrán las manos atadas y los presupuestos etiquetados irán realmente a lo que deben ir.

Señores, esto apenas comienza.

NUEVOS CARGOS

Y mientras los nuevos legisladores de Morena anuncian cambios como los anteriores, el presidente electo continúa con sus nombramientos y ayer le tocó a Lázaro Cárdenas Batel -hijo del ingeniero y nieto del general-, ser colocado como el coordinador de asesores del nuevo mandatario.

“Me va a acompañar como jefe de asesores… él va a auxiliarme en la elaboración de proyectos y todo lo que tiene que ver con la asesoría que requiera la Presidencia de la República”, explicó López Obrador.

Y ratificó que el empresario Alfonso Romo -quien con ello entra de lleno al debate de si su designación no entra en el conflicto de interés- como el enlace con el sector empresarial tanto de México como con inversionistas extranjeros, además de que colaborará en la evaluación de proyectos.

Raymundo Artís Espriú lo ubicó como su coordinador de la estrategia digital, para que se encargue del proyecto de “conectar y comunicar todo el territorio nacional mediante internet”.

Y finalmente decidió que Jesús Ramírez Cuevas sea su coordinador de comunicación social con lo cual finalmenteCésar Yañez queda desplazado de este encargo y pasa a ser coordinador general de Política y Gobierno, con la responsabilidad de gestionar las relaciones con los sectores público y social, la comunicación con dependencias y el área de atención ciudadana, cuya titular es Lety Ramírez.

AMLO decidió de igual forma que Alejandro Esquer Verdugo sea su secretario particular y el senador electo Gabriel García Hernández ocupe la coordinación general de programas integrales de desarrollo, es decir de la coordinación de todos los delegados estatales y regionales del gobierno federal y de llevar a cabo los programas integrales en las comunidades, pueblos, municipios y estados.

Todos ellos trabajarán a su lado en Palacio Nacional donde también se ubicará la ayudantía que se encargará de su seguridad personal bajo la responsabilidad de Daniel Asaf.

“Todo esto se va a ir informando y se va a reglamentar, porque se va a modificar la Ley Orgánica de la Administración Pública”, indicó.

DEROGAR NO ES DESAPARECER

Para el senador y exgobernador de Guanajuato el panista, Juan Carlos Romero Hicks, la promesa de Andrés Manuel López Obrador de derogar la Reforma Educativa pasa por un nuevo amplio debate que no puede significar la reinstauración del viejo modelo clientelar viciado que servía para la corrupción sindical magisterial.

Si se quiere suprimir la reforma actual, indicó, se necesita aprobar otra para sustituir una por otra en la Constitución, comentó.

Y eso tendrá que ver con otro modelo educativo, con la participación de los actores, con la revisión del federalismo, con el régimen laboral de los propios maestros, que se sienten hoy víctimas y que se sienten perseguidos y que no podemos dejar de reconocer, dijo.

Tendrá que ser necesariamente una reforma muy compleja, subrayó el senador y ahora diputado electo Romero Hicks.

rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa

Share: