Expertos perciben incremento de permisos para colocar espectaculares

218
0
Share:

Ciudad de México, 26 de Septiembre (MEXIQUEÑO/CÍRCULO DIGITAL).La colocación irregular de anuncios publicitarios en la Ciudad de México representa una pérdida de paisaje urbano; además, genera estrés visual y pueden representar un riesgo para las personas.

“Representan una pérdida del espacio urbano que es valioso y que da pertenencia a las ciudades, al ir perdiéndolo con este tipo de estructuras también perdemos una parte muy importante de la ciudad”, dijo.

En entrevista con Notimex, el presidente de la Fundación por el Rescate y Recuperación del Paisaje Urbano (FRRPU), Jorge Carlos Negrete, explicó que ante la salida de la actual administración se percibe un mayor otorgamiento de permisos para la colocación de estos anuncios, tal es el caso de la calle de Virgilio, en Polanco.

El anuncio, que ya cuenta con un distintivo de suspensión incumple con la Ley de Publicidad Exterior al estar situado en una zona conversación, aunado a que está fuera de los parámetros de espacios de dominancia de colocación, la mayor parte de los vecinos, manifestaron su descontento ante la colocación “casi de la noche a la mañana”, de esta estructura.

“Lo que nos preocupa la administración saliente trata de otorgar espacios cuando lo que tendría que hacer es retirar y regular la colocación de estos anuncios”.

A su vez, abundó que en la Ciudad de México en la actualidad existen entre dos mil y dos mil 400 anuncios espectaculares colocados en las azoteas de inmuebles, de los cuales sólo mil 200 están dentro del programa de reordenamiento, es decir, que cumplen con la Ley antes referida; sin embargo, los restantes están colocados de manera ilegal.

Añadió que los riesgos ante la colocación desmedida de estas estructuras habían sido advertidos por las autoridades capitalinas desde 2006, aunque tras el sismo de septiembre del año pasado estos riesgos volvieron a salir a la luz con la caída de edificios con estructuras publicitarias, los cuales incluso ya tenían una notificación de retiro.

Negrete añadió que la colocación de estas estructuras de manera irregular representa no solo un riesgo importante para quienes habitan en los inmuebles en donde son colocadas; sino que representan un distractor visual importante que incluso puede derivar en accidentes.

En ese sentido detalló que la existencia de una gran cantidad de anuncios deriva en una buena proporción de información que el cerebro no alcanza a asimilar y la única manera que tiene para deshacerse de tantos estímulos visuales es mediante el estrés; así, puntualizó en que la desmedida colocación de estas estructuras causa estrés visual, “y lo que menos necesitan las ciudades son más estrés”.

Además, señaló que cada año caen 18 estructuras en promedio en la ciudad, lo que deriva en riesgos que podrían ir desde lesiones hasta la muerte de personas que pasen por ahí; ello, dijo, se suma a que muchos de estos anuncios han migrado a pantallas electrónicas debido a que ofrecen una mayor rentabilidad.

Sin embargo, dijo, causan afectaciones a la salud de quienes viven cerca de estas pantallas debido a la intensidad lumínica que deriva en mala calidad de sueño “no llegan a conocer la noche porque tienen un faro permanente colocado en frente de sus casas lo que produce que sea muy difícil para ellos dormir con cierta tranquilidad”.

Dijo que de acuerdo con la Ley de Publicidad Exterior, los anuncios deben ser colocados a una distancia adecuada para evitar que exista saturación visual; así, la distancia señalada por la norma, y que evidentemente no se respeta, es de 250 metros por cada anuncio de acera a acera.

En la capital mexicana existen entre ocho mil y nueve mil anuncios espectaculares de los cuales solo unos tres mil 600 están en el padrón de anuncios sujetos a reordenamiento, es decir, que a esos se les podría denominar como legales o dentro de la norma.

Sin embargo resaltó que algunos de estos anuncios que están en el padrón no cumplen con lo establecido con la normatividad vigente; así, estimó que solo entre 25 y 30 por ciento de los anuncios cumplen con la norma, en tanto que los restantes son colocados de manera irregular.

“Lo que estamos viendo es que no hay esa aplicación de la ley referente al retiro forzoso obligado, por el contrario lo que hay es una búsqueda de que los intereses económicos prevalezcan sobre los intereses de la mayoría”, agregó.

Share: