¿Quién le dijo que podía ser profesor?

270
0
Share:

Análisis a Fondo

Francisco Gómez Maza

 

· A no ser que enseñe cómo perder una elección

· De México sólo conoce su residencia en Atlanta

Quien lo aconsejó pudo haber sido su fallido estratega, Jorge Castañeda. Consejos de un fracasado a otro fracasado. Pero qué va a enseñar el perdedor candidato panista a la presidencia de la república, Ricardo Anaya, en la revolucionaria Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, a no ser que haya renunciado a su vida muelle, a su modo de vivir de gringuito pequeño burgués, vecino clasemediero de Atlanta, a sus principios neoliberales y se haya convertido al marxismo leninismo, por lo menos en teórico del método. En la Universidad de ColumbIa, el antiguo Colegio del Rey, para ser sincero, no le veo cabida al imberbe provinciano con aspiraciones de mundano, a no ser que vaya a enseñar cómo perder una elección presidencial, cosa que a los alumnos tanto de la UNAM como del College estadounidense les tiene sin cuidado.

Pero bueno. Se ha vuelto ya una moda que expresidentes y ahora ex candidatos vayan a probar suerte en otros campos que no son la política mexicana, en dónde a nadie le interesa aprender de un fracasado porque, dígame, qué presidente de la república ha sido un triunfador, un verdadero ganador. Si ha habido un perdedor ese ha sido el pueblo mexicano. Y qué bueno que Anaya no llegó a ser presidente porque habría sido igual o peor que Vicente Fox y Felipe Calderón juntos por muy pretencioso. Alguien que no puede gobernarse a si mismo es imposible que pueda gobernar a un país y, “la neta”, no tiene nada que enseñar ni en la FCPyS ni en Columbia University in The City of New York.

En la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM es poco lo que se tiene qué decir. Es el centro neurálgico donde muchos mexicanos tienen la oportunidad de hacerse, si no científicos, si capaces de contribuir al servicio público, Una escuela de política muy venida a menos gracias a que en México se ha privilegiado la educación universitaria impartida por particulares de corte católico conservador – la Obra -, que son quienes han aportado el material humano para engrosar las filas de las estructuras gubernamentales neoliberales. Es de esperarse que la UNAM realice una autocrítica y retome sus principios de origen para decirle al mundo que es la mejor universidad de Latinoamérica en todos los terrenos. Aquí, en la FCPyS no tiene cabida ni tiene nada que hacer el presuntuoso y pretencioso panista, rechazado por tirios y troyanos al interior de su formación política, debido a que arrasó con todos los aspirantes albicelestes y se auto nombró el candidato del PAN a la presidencia. Afortunadamente no llegó. ¡Imagine otro panista al mando! Y un panista con complejo de gringo, con modo de pensar de gringo, con costumbres de gringo.

Por lo que respecta a la Universidad de Columbia, al igual que Harvard y Stanford, es una de las universidades más selectivas de los Estados Unidos, con un porcentaje anual de admisión del 6%. Columbia administra anualmente el Premio Pulitzer. Cuenta con 96 premios Nobel y, a partir de 2011, tenía más alumnos ganadores del Premio Nobel que cualquier otra institución académica en el mundo. La universidad es uno de los 14 miembros fundadores de la Asociación de Universidades Americanas y fue la primera escuela en los Estados Unidos en conceder el título de médico. Los alumnos notables de la universidad incluyen nueve jueces de la Corte Suprema de los Estados Unidos, 20 multimillonarios vivos; 26 ganadores de los Premios Óscar; y 29 Jefes de Estado, entre ellos tres presidentes de los Estados Unidos. Qué tiene qué hacer Canaya Canayín en medio de tanta cultura aristocrática, si apenas llega a político pueblerino, ni a maestro de pueblo. Qué sabe Anaya acerca del verdadero México, del México Profundo, como para enseñarles a los alumnos de la Escuela de Asuntos Internacionales y Públicos de aquella universidad. Sabrá lo que sabe su estratega Jorge Castañeda, quien de México sólo conoce los abusos y costumbres de la clase media acomodada, la que vive en San Ángel, San Jerónimo, Las Lomas y la faja dorada de la ciudad de México. Pero qué les va a enseñar Anaya a los gringos de la Central de Abasto donde corren más miles de millones de pesos que en Santa Fe, o Tepito, donde mandan potentados capos del narcotráfico. Pero bueno, si lo contratan los dueños de Columbia University y el rector Gaue, pues allá ellos. analisisafondo@gmail.com

Share: